RINOPLASTIA

Junto con la modificación de la nuez (tráquea), la cirugía de nariz es uno de los procedimientos más comunes de feminización facial …

La nariz es la característica más prominente de la cara. Muchas mujeres transgénero creen que el refinamiento de la nariz puede aportar una mejora significativa en su aparienciaya que hace que los ojos parezcan más grandes y enfatiza las mejillas. Una rinoplastia puede tener un efecto complementario general, haciendo una cara más delicada.

Características de la nariz según el género

Por lo general, la nariz masculina es mayor que la nariz femenina, ya que tiene una mayor componente de hueso, como se evidencia en la apariencia de crestas más prominentes. Las narices femeninas son normalmente menos prominentes que las masculinas en todos los aspectos y tienden a ser más estrechas y rectas o con una punta ligeramente curvada. Por otra parte, la punta de la nariz a menudo es más aguda y las fosas nasales son más pequeñas en las mujeres que en los hombres.

Feminización de la nariz

Las técnicas estándar de la rinoplastia pueden ser utilizadas para hacer la nariz más pequeña y darle un contorno más femenino con proporciones que  armonizan con el resto de la cara. Una rinoplastia de reducción consisten en, generalmente, hacer la parte posterior de la nariz más pequeña y levantar la punta discretamente. La corrección de la prominencia de la frente mejora el ángulo entre la nariz y la frente.

El tipo de piel en el área nasal puede determinar el resultado final del procedimiento. La reducción puede ser completada en su totalidad si el tipo de piel es delgada, sin embargo, si la piel es más gruesa, como es más común en los hombres, la reducción, aunque perceptible, puede tener algunas limitaciones.

El procedimiento

La rinoplastia o cirugía de nariz es un procedimiento altamente individualizado y requiere una evaluación exhaustiva de lasestructuras óseas y cartilaginosas que conforman la nariz.

En general, la rinoplastia se realiza bajo anestesia general. En algunos casos menores,  puede realizarse bajo anestesia local o sedación. La cirugía dura entre una y dos horas.

Dependiendo de las necesidades individuales del paciente, son posibles los siguientes procedimientos:

Refinamiento de la punta:

Mediante la eliminación de una pequeña sección del cartílago de la punta se logra el estrechamiento de la punta de la nariz.

Adecuación del perfil :

El exceso de puente compuesto de hueso y cartílago se retira y una lima nasal se utiliza para suavizar por lo que el resultado es óptimo.

Estrechamiento del hueso nasal:

Si la base del hueso nasal es ancha, se puede reducir el volumen mediante fracturas en ambos lados con una posterior aproximación hacia la líea media.

El estrechamiento de las fosas nasales:

La extracción de la base del cartílago alar puede reducir el volumen de las fosas nasales.

Las complicaciones postoperatorias y posibles de una rinoplastia

Tras la cirugía se va a utilizar una férula nasal con el fin de mantener la forma obtenida. Además, vamos a colocar tapones de vaselina en el interior de las fosas nasales para estabilizar las estructuras internas. Las incisiones realizadas durante la cirugía se cierran con pequeños puntos de sutura.

Una de las sensaciones más remarcables tras la operación es la de no respirar por la nariz hasta que se retiran los tapones 24-48 horas después de la cirugía. Además, hay tendencia a tener labios secos y dificultad para tragar la comida. La férula externa se retira 5-7 días tras la cirugía.

La mayoría de los pacientes que se someten a cirugía padecen hematomas alrededor de los ojos y las mejillas, que cambian de color y finalmente desaparecen en un período de dos semanas tras la cirugía. La nariz recupera su aspecto normal muy pronto, pero los resultados definitivos no se aprecian hasta por lo menos 6 meses después de la cirugía. La punta de la nariz tarda más tiempo en alcanzar una nueva forma.

La nariz es el rasgo facial más visible, por lo que cualquier imperfección, por muy pequeña que sea, es evidente a nuestros ojos. Aunque el cirujano trata de lograr los mejores resultados, se pueden detectar a veces algunas asimetrías. De acuerdo con las estadísticas internacionales, los procedimientos de rinoplastia tienen la mayor incidencia de segundas intervenciones. En caso de ser necesarias estas nuevas operaciones,  se realizan siempre 6 meses después de la última cirugía.