Remodelación Frontonasoorbitaria y Cejas

orbital recountouringLa frente es uno de los marcadores de género más evidentes y más importantes a la hora de distinguir el genero facial de una persona.

La remodelación y escultura de la frente es uno de los procedimientos quirúrgicos más importantes dentro de la feminización facial ya que un buen resultado puede transformar una frente prominente masculina en una frente natural, armoniosa y de características claramente femeninas. Dicho remodelado condiciona el asentamiento de los tejidos blandos (piel y cejas) y por tanto permite un reposicionamiento de los mismos en un formato más femenino.

Género de la frente y de las cejas

El varón tiene una mayor proyección y resalte en la frente o de forma más técnica en el complejo fronto-naso-orbitario -área por encima de los ojos y la nariz- y en las zonas laterales a las órbitas (región frontomalar). La frente femenina es típicamente ovalada en todas sus dimensiones y casi nunca tiene una zona interorbitaria prominente. De perfil, las frentes de las mujeres son más verticales, con una transición casi imperceptible entre la raíz nasal y la frente, al contrario de las frentes masculinas, con una transición muy marcada e dicha región (ángulo frontonasal). Respecto al género de las cejas, en el hombre presentan una disposición recta y se sitúan sobre o justo debajo de los rebordes suprorbitarios. Las cejas de la mujer en general, al no presentar resalte frontoorbitario se presentan en una posición más alta y con un formato más arqueado.

Feminización de la frente y de las cejas

La remodelación de la frente es un procedimiento que consiste en la escultura de todo el citado complejo y en la reconstrucción quirúrgica de la pared anterior del seno frontal.
Los segmentos externos de la prominencia donde se apoyan las cejas se denominan “rebordes supraorbitarios €. Se trata de huesos sólidos y claramente prominentes en el género masculino.
La zona del entrecejo se apoya sobre una superficie llamada seno frontal. Debido a que el seno frontal es una cavidad aérea hueca, es más difícil eliminar dicha protuberancia mediante fresado, no sólo por las potenciales complicaciones postquirúrgicas sino por la incapacidad para conseguir una transición adecuada entre la nariz y la frente. Para su adecuada remodelación y escultura es precisa la eliminación de esta lámina de hueso, su fresado cuidadoso y su colocación y fijación en la posición correcta (retroposicionada respecto a su posición original) con tornillos pequeños de titanio que permiten estabilizar el segmento óseo para una adecuada cicatrización. Esta escultura de la frente genera un formato más ovalado y permite eliminar la transición frontonasal (ángulo entre la nariz y la frente) y además condiciona una nueva posición de los tejidos blandos, por lo que podemos conseguir un efecto lifting a nivel de la piel frontal y una reposición de las cejas en una posición más alta y un formato más arqueado, por tanto unas cejas más femeninas. Todo el conjunto ofrece un cambio muy significativo en la mirada y en la expresividad de la paciente.

forehead recountouring

Esta técnica, gracias a nuestra experiencia con decenas de pacientes ha sido mejorada tanto a nivel del abordaje (generalmente a través del cuero cabelludo evitando la indeseable cicatriz a nivel de la línea del cabello) como de las técnicas de despegamiento y sutura, gracias a ésto podemos ofrecer la posibilidad de realizar el trasplante de cabello en la misma semana de la cirugía de feminización frontal, lo que supone una auténtica revolución tanto en resultados como en ahorro de tiempo para las pacientes, que ven como en un máximo de 10 días consiguen una feminización frontal completa y un nuevo dibujo en su línea del cabello, con un formato de la misma ovalado y con eliminación de las temidas entradas.

 

Procedimiento

Gracias a nuestras experiencia con decenas de pacientes, hemos desarrollado una vía de abordaje que permite eliminar la temida cicatriz en la zona de la línea del cabello pero que permite el reposicionamiento de las cejas en una posición sutilmente elevada así como un efecto lifting sorprendentemente natural. Dicha incisión queda completamente escondida en el cuero cabelludo de la paciente y es realizada de forma que permite el posterior crecimiento del cabello sobre ella.

Una vez abordada la región ósea frontoorbitaria, se procede a retirar la pared anterior del seno frontal (osteotomía frontal) para esculpirla, asegurando que no se producirá ninguna perforación indeseable en dicho fragmento óseo. Asimismo se procede a esculpir toda la región frontonasoorbitaria, las zonas laterales de las órbitas y el techo de las mismas, con lo que conseguimos una mayor apertura de las órbitas generando una mirada más expresiva, femenina y joven.
Por último, la lámina de hueso esculpida se fija en su nueva posición con micro-tornillos de titanio. Las cabezas de los tornillos se eliminan para que no sean perceptibles a través de la piel. Al posicionar el cuero cabelludo en su nueva posición empleamos dos dispositivos de fijación reabsorbibles llamado Endotines ® para ayudar a que las cejas queden estables en su nueva posición y formato. Tanto la incisión en el cuero cabelludo como la técnica de cierre permitirán el crecimiento de pelo a través de la cicatriz pasadas unas semanas de la cirugía.


En pacientes candidatas es posible valorar la realización de trasplante capilar en línea de pelo y entradas en la misma semana de la cirugía de la frente, lo que permite conseguir un resultado global en un estrecho margen de tiempo.

Postoperatorio y posibles complicaciones de escultura frontal

Hospital: La mayoría de los pacientes deben pasar una o dos noches en el hospital tras la cirugía.
Vendaje y Drenaje: Tras la cirugía se colocará un dispositivo de drenaje y vendaje que ejerce una compresión media alrededor de la frente, tanto el drenaje como el vendaje compresivo serán retirados al día siguiente de la intervención quirúrgica.
Dolor: El paciente puede tener dolor durante unos días que es perfectamente controlable con analgesia estándar.
Trabajo: Muchos pacientes pueden reincorporarse a su trabajo en un plazo de dos a cuatro semanas después de la cirugía.
Deportes: Evitar la actividad física que causa la sudoración o un aumento de la presión arterial durante ocho días.
Suturas: Las suturas se retiran en un plazo de siete a nueve días.
Infeccion: Las infecciones son muy raras, pero los antibióticos se utilizan como profilaxis para evitar su aparición. Puede aparecer inflamación, edema y hematomas en la región periorbitaria (alrededor de los ojos) que desaparecerán en un plazo de diez a doce días. Puede aparecer insensibilidad en la frente y el cuero cabelludo que se irán recuperando de forma progresiva en el trascurso de las semanas postoperatorias.