¿Cómo me siento después una cirugía facial importante?

Tiempo estimado de lectura: 2 min y 25 seg

Dicen que el estado de ánimo al despertar de una anestesia es el mismo que antes de entrar a quirófano…

¿Cuánto hay de cierto en esta teoría?

 
Al despertar de una cirugía pueden aparecer las reacciones más instintivas como miedo o sensación de extrañeza entre las incomodidades de las primeras horas, pero si es cierto que las pacientes con actitud positiva que entran con tranquilidad al quirófano, experimentan un periodo postoperatorio más agradable

Emociones después de feminización facial

 
A continuación explicamos las emociones más comunes tras una cirugía de afirmación de género facial.

Emociones relacionadas con el estrés de la cirugía

Cansancio

Tras la cirugía, es normal sentirse cansada ya que suelen ser bastantes horas de anestesia y el cuerpo está expuesto a mucho estrés físico. Además, en la primera noche no se suele descansar muy bien por lo que al día siguiente la tendencia normal es a estar adormilada la mayor parte del tiempo.

♥ No hay que preocuparse, es lo más normal del mundo y sólo hay que procurar un buen descanso para recuperar energías. 

 

Incomodidad

La inflamación, moratones, puntos, vías para la medicación, máscara de frío, tapones para la nariz…. Todos son factores externos que nos van a hacer sentir incómodas los primeros días después de una cirugía facial de confirmación de género. Poco a poco el cuerpo se va acostumbrando y para cuando ya no moleste, tocará la retirada de los mismos.

♥ Toca ser un poco paciente, tan sólo son unos días.

 

Ansiedad

Es posible que el día después de la cirugía aparezca algo de ansiedad. Esto es debido a la mezcla de las dos primeras emociones, el cansancio y la incomodidad, que juntas pueden hacer un coctel bastante molesto.

♥ No hay que preocuparse mucho por esto, siempre tendrás la ayuda del servicio de enfermería, el apoyo de tu coordinadora y de tu psicóloga para superarlo fácilmente. Si realmente fuera necesario, también podrías tomar una medicación que te ayude a relajarte de nuevo.

 

Tristeza

Es normal que aparezca un poco de tristeza tras la operación. Al igual que la ansiedad, aparece por una mezcla de otras emociones presentes previamente. Esta tristeza suele estar relacionada con la conclusión de una meta, en este caso con haber conseguido ya hacer la cirugía. Los nervios previos a la cirugía, la ilusión puesta durante muchos meses en ella, y que ya haya terminado ese camino, hacen que la tristeza pueda hacer acto de presencia durante unos días.

♥ Es natural sentirse así, simplemente déjala estar y comprende por qué está ahí. Ya verás que se pasa enseguida.

 

  

El Dr. Bellinga, especialista en #feminización facial, nos habla de la importancia que tiene la publicación científica publicada este verano sobre, “Resultados de la calidad de vida después de la feminización facial”.

Sensación de extrañeza

No reconocerse después de una cirugía facial

Nuestro cerebro está acostumbrado a reconocer nuestro rostro, y cuando tras la cirugía nos miramos en el espejo por primera vez, puede aparecer una sensación de shock ya que se está muy inflamada, con moratones e incluso vendas.

Esa sensación tiende a desaparecer con el tiempo, hasta que nuestro cerebro aprende otra vez a reconocerse en esa imagen que sale reflejada del espejo.

 

De todas formas, el postoperatorio es un ir y venir de esas sensaciones ya que nuestras facciones irán cambiando conforme se vayan completando las fases de cicatrización de los tejidos y readaptación a la nueva superficie ósea.

Emociones positivas después de una operación de rostro 

Felicidad

Esta emoción es muy gratificante y positiva. Al igual que comentábamos de la tristeza, aparece por la alegría de alcanzar una meta que se llevaba bastante tiempo esperando.

♥ Que aparezca esta emoción y no la tristeza depende de cada una, pero la predisposición a centrarnos en lo positivo de cada situación y ser optimistas respecto al futuro ayuda mucho a encontrar la felicidad.

 

Satisfacción

La satisfacción aparece cuando ya volvemos a casa y nos damos cuenta de que volvemos a nuestra vida normal, nuestra rutina, pero con lo que queríamos, tener unos rasgos faciales más femeninos. Además, la satisfacción también se nutre de que nos guste lo que vemos cuando nos miramos al espejo. En cierto modo nos dice: “has luchado por esto, lo has conseguido y ha salido muy bien”.

♥ Ahora a disfrutar de los resultados.

 

Ilusión

La ilusión es esa energía que te lleva a planificar cosas, grandes o pequeñas, más significativas o menos, pero que te llena el futuro de momentos positivos. Esa ilusión aparece junto con la alegría y la satisfacción de haber conseguido tener un rostro más femenino. Puede ser la ilusión por un viaje, terminar unos estudios, encontrar un nuevo puesto de trabajo, o tener nuevas relaciones personales.

♥ Simplemente la ilusión de levantarte cada día sintiéndote más identificada contigo misma es un gran logro.

 

Seguridad en una misma

La seguridad en una misma es un sentimiento que se incrementa mucho con la cirugía. Sabes que con tus rasgos faciales más femeninos no vas a tener problemas para pasar o que las personas que no te conozcan confundan después de tu cirugía facial de confirmación de género. Esto hace que tengas más ganas de salir, de enfrentarte a situaciones sociales o incluso laborales.

♥ Suele ir acompañada de un aumento en la autoestima, de ganas de cuidarse un poco más y mimarse.